VIRGO

VIRGO

 

Virgo es el último signo del verano, cuando la luz del sol comienza a retirarse de las tardes y se vuelve dorada y dulce. Es representado por una mujer que lleva una espiga en la mano. Simboliza la etapa en la que el grano es recolectado, ordenado y guardado en reserva para el invierno. La tierra descansa y se recupera hasta la siguiente siembra.

Virgo analiza, selecciona, clarifica y ordena  gracias a su sentido común. Es la inteligencia práctica, la lógica. Es conciencia de las necesidades cotidianas, del orden y la higiene fundamentales para la supervivencia.

Es el trabajo diario, el cuidado y atención al detalle, la capacidad de organización y la limpieza. Es la intuición de lo que se necesita en cada momento.

El primer paso para madurar es reconocer la propia responsabilidad sobre la higiene y la organización diaria.

Virgo está regido por Mercurio, ahora en su aspecto más maduro, más serio y responsable, porque tiene que reconocer en el orden y el esfuerzo cotidiano la promesa de la supervivencia futura.

El aspecto negativo de Virgo se manifiesta en la exigencia, el juicio crítico, el excesivo perfeccionismo. La rigidez de ideas, la obsesión por el trabajo, el orden o la higiene. El pudor excesivo y la timidez.

Virgo necesita alcanzar el equilibrio de comprender y aceptar la imperfección. Aprender el perdón, que sana los conflictos. La aceptación realista de los propios límites, de la vulnerabilidad y debilidad propia y ajena.

Virgo es el servicio y la entrega para ayudar en la necesidad y realizar un esfuerzo común que mejore la vida de todos.

Es un signo mutable de Tierra, la tierra útil de los valles y llanuras.