ARIES

ARIES

 

Aries comienza alrededor del 21 de Marzo, en el equinoccio de primavera.

El símbolo de Aries es el carnero, animal sagrado que muchos pueblos antiguos asociaban a la energía primaria, al empuje, la fuerza, el liderazgo y la valentía.

Es el niño, que empuja con la cabeza en el carnal del parto para nacer.

Aries es el símbolo relacionado con la fuerza física y con la cabeza. Regido por Marte, está asociado al mito de la diosa Atenea, que nació de la cabeza de Zeus.

Zeus, arquetipo de nuevo dios patriarcal, que destrona a las antiguas diosas violando a algunas y desterrando a otras, las necesita para parirle los hijos, así que la nueva mitología lo diseña como un dios que pare por la cabeza a una nueva mujer, un nuevo arquetipo de lo femenino creado a su imagen y semejanza, una mujer que valida la guerra y las nuevas leyes que organizan el mundo desde la cabeza, no desde el corazón.

Atenea representa el liderazgo y la estrategia, la acción física al servicio de la inteligencia. Representa la mente instintiva e intuitiva que tiene como reto alcanzar el control de los instintos y canalizar la fuerza hacia la realización.

Como corregente de Aries junto con el planeta Marte, su arquetipo se enfrenta a una transformación, si Atenea era la intuición femenina puesta al servicio de las leyes del padre, su función ahora es recuperar la  independencia y la valentía para poner su intuición al servicio de su propia elección y alimentar su camino con voluntad de acción.

Atenea nos demuestra que ningún arquetipo queda estático, anclado en las diferentes interpretaciones del mundo de las diferentes épocas, porque los arquetipos están vivos y existen más allá de nuestras impresiones, sensaciones e ideologías.

Aries es el puro y espontáneo impulso vital, que se manifiesta en primavera como una explosión de energía. Representa al ser nuevo, al recién nacido que comienza el camino de la vida. Es fuerza, coraje, impulso, pasión, decisión, voluntad, intuición y organización.

Es la semilla que rompe con fuerza el manto de tierra que la cubre y asoma a la luz como brote verde y fresco. Es el héroe o heroína que se ve enfrentada al propio camino vital, que vemos simbolizado en cada etapa del Zodíaco, el viaje del sol.

El recién nacido penetra en el mundo empujando desde la cabeza y así comienza el viaje de su vida. Un viaje individual que se convierte en evolutivo cuando el ser acepta su responsabilidad y decisiones.

Aries es la fuerza de los comienzos.

Valentía y estrategia son sus cualidades, pero tendrá que cuidarse de su tendencia al derroche de energía, su impulsividad y su inconstancia. Aries puede entonces convertirse en el rebelde sin causa.

Es un signo cardinal de Fuego, el fuego de los comienzos.