LAS FASES DE LA LUNA EN CAPRICORNIO, ACUARIO Y PISCIS

La Luna Creciente de Capricornio

Es Eurínome y Ofión o el viento Céfiro, el viento del Norte. Eurínome era la diosa de todas las cosas, que surgió del caos y creó el cosmos, según la mitología de los Pelasgos, los primeros griegos. Eurínome es una de las diosas dragón primordiales, es la potencia de la energía en su primera explosión creadora.

“Según el mito, surgió desnuda del Océano primigenio, pero no encontrando sólido donde apoyar los pies separó el océano del firmamento y comenzó a danzar sobre las olas, de su danza surgió un viento, con el que se podía comenzar la creación, entonces la gran madre cogió ese viento y lo frotó contra su cuerpo, de esta manera le dio forma de serpiente y la llamó Ofión, también conocida como Bóreas o Viento del Norte.  Eurínome continuó bailando cada vez más exaltada y Ofión deseó unirse a su creadora. Eurínome consistió y se unieron, luego ella se convirtió en paloma y dio a luz al huevo cósmico. La serpiente Ofión se enrolló siete veces entorno al huevo y lo incubó. Más tarde el huevo se abrió en dos y de él salieron todas las cosas que existen.”   Robert Graves.  Los Mitos Griegos I.

La Luna Llena de Capricornio

Es Rea, una titánide cuyo nombre se traduce como flujo menstrual o líquido amniótico, o facilidad para el parto. Era hija de Urano y Gea y hermana y esposa de Saturno, que destronó a su padre Urano. Sus hijos fueron Deméter, Hera, Hades, Hestia, Poseidón y Zeus. Una diosa madre andrógina que, en sus dos aspectos, masculino y femenino, creó la llamada Edad de Oro, asociada a la retirada de los glaciares y el comienzo de los poblados y la agricultura. Juntos, Rea y Saturno, ordenaron el caos primigenio y enseñaron a cultivar la tierra, a medir el tiempo y a respetar a la madre naturaleza, Gaia, a la que todos los seres debían su nacimiento y supervivencia. Es una energía productiva, organizada, responsable y constructiva.

La Luna Menguante de Capricornio

Es Tiamat, la diosa dragón de Mesopotamia, era una diosa dragón del mar, del agua salada, que con su hermano y aspecto masculino Apsu, el agua dulce, dieron nacimiento a los dioses, humanos, plantas y animales. Tiamat era la representación del caos primigenio y de su potencia creadora. Según la leyenda, el dios Marduk, primer héroe del orden patriarcal, partió a Tiamat por la mitad. Con su parte superior creó el cielo y con su parte inferior creó la tierra firme. De sus lágrimas nacieron los ríos Tigris y Éufrates. Es una energía que se limita y contrae para evaluar su capacidad de creación.

La Luna Creciente de Acuario

Es Nix, la diosa noche que nació de Caos. Con su hermano Érebo, la oscuridad que llenaba todos los rincones y agujeros del mundo, engendró a Éter, puro brillo, y a Hemera, luz del día.  Luego por si misma, virgen o partenogenética, engendró a Momo, sarcasmo, Ponos, pena, a Moros, destino, a Tánatos, muerte, a Hipnos, sueño, y a las Hespérides, las ninfas del atardecer, que cuidaban el jardín de las Hespérides en el océano del Oeste. Los Oniros, los sueños; Némesis, venganza; Apate, engaño; Filotes, ternura; Geras, vejez… En sus mitos aparece como la única diosa a la que Zeus temía. Es el descanso de la naturaleza y su poder para dormir a todos los seres y llevarlos el mundo de los sueños, al inconsciente, donde se enfrentan a su vulnerabilidad y a sus fantasmas para sanarlos e integrarlos

La Luna Llena de Acuario

Es Thea, llamada también Eurifasea, “de amplio brillo”. Era una titánide, hija de Urano y gea, una diosa primordial que representaba la visión. Dotaba a las gemas y metales de su brillo y su valor. Se casó con Hiperión, su hermano, dios del fuego astral, el que mira desde arriba, y juntos tuvieron a Helios, el dios Sol, a Selene, la diosa Luna, y a Eos, la diosa Aurora. Es el poder de ver en la oscuridad y de reconocer lo que tiene brillo, relevancia real en nuestro camino de la vida. Es la capacidad de observar las cosas con perspectiva, desarrollar la consciencia despierta y la lucidez.

La Luna Menguante de Acuario

Es la diosa galesa Ceridwen, la dueña del caldero de la inspiración y la sabiduría. su nombre deriva de Owen que significa inspiración. El caldero era uno de los símbolos asociados al útero femenino, igual que el grial y la cueva, asociados también a los procesos de tránsito y transformación o renacimiento. Se asociaba con la cerda o jabalina blanca, que representaba fertilidad y abundancia. Era la diosa que inspira la sabiduría de los ciclos.

La Luna Creciente de Piscis

Es Fand, “la lágrima del fuego del ojo”, “perla de la belleza”, “reina de las hadas”. Era la diosa del mar, compañera Manannán Mac Lir, el dios del mar. Ella conocía el camino hacia la tierra de las mujeres, la isla de Avalón, y guiaba a los muertos en su viaje al otro mundo animándolos con su gran sentido del humor. En su corte estaba el calderón de la plenitud siempre lleno y el árbol de la vida. Es la diosa de la belleza y la salud.

La Luna Llena de Piscis

Es Thesis, una diosa ancestral de la mitología griega que se convierte en Tetis, la diosa de los océanos y mares del origen.  Es la diosa del origen de la vida, que nació en los océanos primordiales. Es la fuerza creativa de las aguas y las emociones.

La Luna Menguante de Piscis

Es Navia, una diosa ancestral precéltica, diosa de la fecundidad, a la que se honraba en el norte de la península ibérica como Nauia y en el sur como Nabia. Era una diosa de los valles y del agua, de la fertilidad y la humedad que empapa la tierra y la prepara para la primavera en la última etapa del invierno. Nabia también conducía a los muertos al más allá a través del cauce de sus ríos. Es la entrega, el reconocimiento de las emociones como fuente de autoconocimiento y creatividad. La sensibilidad y la empatía, que hacen fluir las relaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.