LUNA SEMILLA DE PISCIS

El domingo pasado, 23 de febrero, fue la Luna Nueva en Piscis, el último signo del zodiaco, el número doce, el que cierra el ciclo. El final, la disolución, la entrega, la aceptación, la última vuelta de la espiral y un tiempo de espera. Un momento que puede parecer caótico, como un torbellino en un cruce de caminos o un cambio de estación, un trasbordo, una mudanza, una despedida, un abandono. Confusión y tristeza a ratos, pero también conexión honda con el misterio y una visión iluminada en un atardecer enrojecido.

Un cruce que a veces nos llena de inquietud en un tiempo inestable, paradójico, en el que la sátira se disfraza para retar al miedo.

Esta luna Semilla de Piscis, a partir de hoy, día 26, y hasta el primer cuarto creciente, que será el 2 de marzo, nos propone equilibrar la balanza de los miedos con la racionalidad de cada instante, un paso delate de otro en un presente brumoso.

Todas las bifurcaciones contienen posibilidades e inquietud, todo se mezcla en la coctelera antes de servirse la nueva energía, que pronto recorrerá la primavera. Antes, ahora, mejor cuidarse de la confusión, limpiar el cuerpo, con sus emociones, y la psique, con sus fantasmas. Tiempo de limpieza, de descanso, de calma.  Piscis tiene enfrente a Virgo, que equilibra con su lógica, su organización, sus tareas cotidianas, sus presentes. Todos los fantasmas huyen delante de una escoba y un recogedor.

Mercurio, que está ahora en su movimiento retrógrado, está también en Piscis en conjunción al Sol. Mercurio retrógrado nos lleva al inframundo, al inconsciente, a las profundidades del sueño, y también nos pide ralentizar el paso, descansar, parar la cabeza y relajarnos un poco.

Ahora puede que nos cansemos más con cualquier tarea, que nos confundan las noticias alarmantes, quizás nos pueda un desaliento, que tiene que ver con las dificultades de la vida, pero también con una disminución de la vitalidad.

Mercurio estará retrógrado hasta el día 10 de marzo, hasta ese día cuidado con los despistes, las confusiones, los engaños, los pensamientos irreales, las ideas fantásticas y sin fundamento, las noticias falsas, los bulos…

Mientras camina hacia atrás, Mercurio también puede ser útil para cerrar asuntos del pasado, para vivir reencuentros, para recordar y recuperar la memoria, para desvelar o aclarar ideas, para desenredar entuertos, para recuperar algo perdido, para terminar tareas… O para desaparecer y alejarse de situaciones y personas que no están, que no estuvieron y no tienen lugar en nuestra vida, aunque lo parezca o lo pretendan.  Y para cerrar otras relaciones  que ya han terminado su ciclo.

Mercurio en Piscis navega las aguas, por lo que serán nuestras emociones las que nos indiquen el camino, pero cuidado, será mejor observar y darnos tiempo antes de tomar ninguna decisión importante, porque Mercurio volverá a Acuario el 5 de marzo y después de volverse directo el día 10, llegara otra vez a Piscis el 17 de marzo. Esto significa que nos falta información, démonos tiempo para recuperarla, porque se quedó prendida en algún momento entre los días 1 y 3 de febrero, y ahora podremos recuperarla para completar el cuadro y ver por dónde van esas cosas que ahora se ordenan o se cierran.

Mientras en Piscis navegamos el sueño y la disolución del carnaval a la cuaresma, y se deshacen las fantasías, en Capricornio se prepara otra reunión. Plutón y Saturno siguen juntos de momento, pero  pronto Júpiter se  acercará también a Plutón en Capricornio y formará su conjunción a final de marzo, junto a Marte. A partir del día 17 ya podremos notarla. Entonces Saturno entrará en Acuario, el día 23, donde estará hasta el 2 de julio, en que volverá a Capricornio.

Todo se mueve muy rápido y es muy intenso en este tiempo de conjunciones tan potentes en Capricornio. Se mueven las estructuras de la economía y del poder en la sociedad, las estructuras que hemos creado en nuestra vida, los cimientos que parecían más sólidos, las actividades en las que cada uno hemos asumido la función más responsable, sea en nuestra profesión o respecto a cargas y compromisos. Todo eso se mueve y se transforma mucho más rápido de lo que cabía esperar, cuando Saturno y Plutón juntos nos pesaban en los meses anteriores.

Esta aceleración de final de marzo, que se une al impulso de la primavera, puede ayudarnos a sacar adelante muchas cosas, a resolver y aclarar, a generar nuevas estructuras, pero también nos puede generar estrés, en algunos casos tensiones o violencia. Puede lanzarnos a tomar decisiones precipitadas que luego habrá que revisar, porque ahora significan un cambio más profundo.

Mientras Saturno esté hasta julio en Acuario, nos obligará a pensar y proyectar nuestras decisiones con perspectiva de futuro. Saturno es un patrón de responsabilidad y por lo tanto de obligación, y ahora sembramos una semilla que dará su fruto en años venideros, que serán años de cambios acelerados para el planeta y la humanidad.

Urano, el regente de Acuario, está en Tauro, y en este comienzo del mes lunar forma buenos aspectos al Sol en Piscis y a Marte en Capricornio. Nos propone ser realistas sin dejar de ser valientes para innovar, para crear una nueva versión, una nueva interpretación de la realidad más consciente, más humana y más honesta, para integrar y organizarnos con todos los cambios, que ya están aquí.

 

 

2 respuestas a «LUNA SEMILLA DE PISCIS»

  1. Tiempos revueltos y de muchos cambios. Para mi, se adelantan o, al menos, se aceleran acontecimientos. Gracias May, tendré en cuenta fechas para todo lo que surja

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.