SOLSTICIO DE INVIERNO Y LUNA NUEVA DE SAGITARIO

El lunes 18 de diciembre, al amanecer, llegó la Luna a su encuentro mensual con el Sol en los últimos grados de Sagitario, el signo que abre la puerta del Solsticio de Invierno con su esperanza de renacimiento, de vuelta de la luz, de recuperación y crecimiento anual.

Sagitario es encrucijada, frontera, puerta, lugar de tránsito, trasporte, camino, recorrido, viaje y experiencia. Es el umbral del año que se cierra, por eso representa una parada, un momento de reflexión antes del siguiente ciclo, y también la fuerza y la valentía para seguir, para atravesar la puerta del invierno, para avanzar en la espiral del espacio tiempo hacia los nuevos horizontes que se vislumbran en el año nuevo.

Sagitario elabora la experiencia del año que termina, experiencia que cada uno vive e interpreta de forma diferente y que como el agua, suaviza las aristas y fertiliza la vida con la sabiduría adquirida; pero solo cuando nos volvemos un poco más huecos, más vacíos de prejuicios e ideas fijas, de nuestro ego, que a veces nos ahoga en sus máscaras.

La mitad humana de Sagitario lanza su flecha hacia el futuro y aspira a la sabiduría, quiere comprender y crear un mundo mejor, pero se sostiene sobre las pezuñas del caballo, su aspecto animal lleno de fuerza y a veces dominado por sus instintos básicos, dualidad que arrastra a nuestro aspecto sagitariano a todo tipo de excesos.

La Luna Nueva se produce este mes en conjunción con Venus y Saturno en Sagitario, donde también está Mercurio en su movimiento retrógrado. Un año que termina con algunas cosas conseguidas, con algunos proyectos realizados, con una sensación de avance y evolución, aunque todavía no lo veamos tan claro como nos gustaría.

Mercurio retrógrado retrasa un poco más este otoño que parece haber querido quedarse en verano, que atrasó su llegada y ahora su salida, y que parece ralentizar este salto en el que estamos inmersos, esta frontera de los mundos que nos llevará de los restos del Neolítico a un mundo más global atravesado por las nuevas tecnologías, y que desde lo profundo nos hace una llamada urgente a la consciencia.

Saturno en su paso por Sagitario nos ha obligado a repensar sobre las ideas y creencias en que hemos empeñado la realidad, ideas que sólo estaban en nuestra interpretación del mundo, nunca en la realidad de ese mundo, que existe más allá de nuestros cerebros y sus elucubraciones fantásticas. Nos ha traído el compromiso de muchas personas que, gracias a la investigación y la búsqueda de conocimiento, han visto más, han comprendido más y nos retan a crecer hacia lo que de verdad nos hace HUMANOS.

No está todo tan claro como nos gustaría, no hay libros de instrucciones. Hay un salto que es individual, la consciencia.

Nuestro aspecto animal se ordena y equilibra en la intención. Es la pregunta de esta Luna Semilla que coincide con el Solsticio y por lo tanto se lanza hacia todo el año.

¿Dónde pongo mi intención? ¿Qué quiero? ¿Qué elijo para mi vida? ¿Puedo vivir en el misterio y aceptarlo sin necesidad de explicaciones ideológicas? ¿Puedo estar ahí, envuelto en el firmamento, con la tierra que me sostiene, y aceptar la propuesta de mi salto a la consciencia? ¿Y esto, como se traduce en mi vida? ¿Qué pasa después? ¿Acepto las consecuencias? ¿Salgo de la Mátrix? ¿Cuál es mi Mátrix? ¿Qué personaje me fue asignado al nacer? ¿Cómo me relaciono con el espacio/tiempo que significa? ¿Quién soy en realidad?

Un montón de preguntas al cruzar el umbral del año.

El día 21 por la tarde entrará el Sol en Capricornio junto a Saturno, que vuelve al signo del que es regente coincidiendo con el Solsticio de Invierno.

Saturno simboliza los retos y exigencias que se nos presentan en la realidad física. Nos cuestiona sobre nuestras decisiones y nuestra vocación en la vida.

Capricornio, asociado al invierno y la oscuridad pero también al renacimiento del Sol, a la vuelta de su luz, simboliza la necesidad y el esfuerzo, la madurez de elegir y asumir nuestra elección, de reconocer nuestras capacidades, aceptar nuestras limitaciones y nuestra responsabilidad en la vida. Nos reta a ir más allá, hacia el salto consciente, realización que significa convertirnos en algo más y dejar nuestra huella en el mundo.

Capricornio es signo de maduración y de consciencia individual y colectiva, por eso, con el paso de Saturno, veremos moverse los cimientos de las estructuras e instituciones sociales para hacerlas más sólidas, más limpias, ya que Saturno nos enfrenta con la responsabilidad, todas esas estructuras y sus dirigentes se verán cuestionados sobre su capacidad y honestidad.

Parece que no está pasando, que nada cambia, parece que todo va a seguir igual; se nos olvida que nada cambia hasta que no nos movemos desde nuestro interior hacia el cambio. Nada cambia cuando juzgamos que algo está mal, porque nos alejamos de nuestra posibilidad para cambiarlo. Al enfocarlo de otra manera, al flexibilizar nuestra mirada, abrimos una ventana de oportunidad, un gesto ligero parecido al acto meditativo de parar la mente y observar; un pequeño retardo antes de pensar y decir sobre las cosas, antes de entregarnos a la descarga emocional que nos provocan.

La madrugada del sábado volverá Mercurio a su movimiento directo y recuperamos la ligereza y la agilidad perdida. Se desbloquean situaciones, comunicamos con más claridad, pensamos lo vivido y quizás podamos reciclar algún aprendizaje. Se nos destapan un poco las narices y los oídos, y algunas zonas del cerebro.

El año oficial empezará en día 1 de enero con la Luna Llena en Cáncer y con el comienzo de la conjunción de Marte y Júpiter en Escorpio. Mucha fuerza que se baña en las aguas profundas y puede estallar como la lava ardiente de un volcán. El sextil a Plutón y el trígono a Neptuno, dan a estos días una especial intensidad que nos conecta con emociones profundas, esto puede ayudarnos a limpiar memorias y descubrir el valor de los vínculos emocionales, del sentimiento compartido, la verdad que nos une.

 

 

 

Una respuesta a “SOLSTICIO DE INVIERNO Y LUNA NUEVA DE SAGITARIO”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *