Origen

Solsticio de invierno y eclipses

Aspirar a la perfección, a la pureza de la forma, al equilibrio de la estructura. Comprometerse y hacerse responsable, organizar y ejecutar la idea o el proyecto. Buscar la coherencia, una ética de vida, la lealtad interna.

Encontrar una roca sólida y duradera en la que vivir y plantar un árbol.

Pero escalar al pico más alto de la montaña y sentirse el mejor, el elegido por eso, y justificar entonces la construcción de una pirámide sobre la que aposentarse como sabelotodo sobre lo bueno, lo mejor, la verdad y la justifica. Y considerarse ejemplo, puente y camino hacia un más allá en el que habitan los buenos y los elegidos, es uno de los pecados de Capricornio, el símbolo del solsticio de invierno, el tiempo en el que el sol renace y vuelve la luz.

A pesar de que será la noche más larga, ya sabemos que será la última, porque poco a poco y con paciencia capricorniana la luz se irá elevando en los días hasta la primavera.

A este sol triunfante se le olvida que nada nace, crece y brilla sin haber pasado antes por la fragua de la oscuridad. El niño sale al mundo después de pasar nueve meses en el vientre de su madre, que no lo juzga mejor o peor por eso; como no juzgamos al oso cuando hiberna, ni a la noche cuando nos da el descanso, ni a la luna cuando se oculta en el cielo. No pensamos que el sol es malo porque se pone al atardecer, o que la semilla nos engaña y oculta una traición cuando está enterrada y espera su momento de salir.

Nos alegra ese primer brote verde, el bebé recién nacido y el sol cuando amanece. Nos estimula la claridad cuando se enciende en el cerebro, la luz de la consciencia que nos ayuda a comprender que esa dualidad en realidad es equilibrio y cooperación, es la pulsación y el ritmo de la vida.

Entre la oscuridad y la luz, paciencia, respeto y la ética de la confianza.

Este año el Sol ha llegado a Capricornio en conjunción a Júpiter, el arquetipo ancestral del árbol sagrado y de la tormenta, protector y generoso, es alegre y divertido aunque iracundo y exagerado como sus rayos y truenos,  que al final siempre despejan la atmósfera. Parece que todo va a salir bien, que tendremos un poco de suerte y un poco de recompensas, que la vida seguirá a pesar de los baches. Otra Navidad, otro año nuevo con sus campanadas, otra etapa con sus promesas. Pero Quirón desde Aries equilibra las expectativas de Júpiter porque nos recuerda que nada es perfecto. Aprender a ser felices, a disfrutar de la vida y el amor, necesita de un aterrizaje, de un aceptar la realidad, porque nada en la vida responde a la idea platónica de perfección. La clave está en desterrar el ideal, nunca me han gustado los ideales, la palabra ya me suena a fantasías animadas, a engaño, a manipulación, a subirse a la pirámide y medrar para llegar arriba, a esconder cosas y a llevar máscaras.

Quirón en Aries nos recuerda que no hay fiesta en el desprecio o la discriminación, que no hay felicidad en el egoísmo, que no hay alegría en la violación o la explotación. Que reconocer nuestra herida, nuestra carencia, nuestra decepción, evitará que salgamos fuera a vomitar nuestra sombra sobre otros  y abrir más heridas en el mundo.

Urano desde Tauro forma un trígono al Sol y a Júpiter y lanza una propuesta de apertura, de solidaridad, de cooperación y de respeto a la libertad. De abrirnos a la naturaleza y comprender que todos los avances solo pueden acercarnos a ella, que nos está pidiendo generar una economía más sostenible y justa.  Urano nos recuerda que somos árboles, fuentes, ríos, océanos, piedras y arena.

Este año, recién estrenado el solsticio, se formará un eclipse el día 26, cuando la Luna llegue a su conjunción con el Sol en la Luna Nueva.

Será un eclipse anular, un anillo de fuego que se formará cuando la Luna se interponga entre la Tierra y el Sol, y que podrá verse en lugares como Arabia Saudí, Emiratos Árabes, Filipinas, India, Indonesia, Malasia, Omán, Qatar, Singapur o Sri Lanka.

Un eclipse de sol saca a la luz algo que estaba oculto y nos recuerda algo importante. Nos descubre herramientas y soluciones, actualiza nuestras posibilidades, nos pide atención y nos reinicia.

Hemos pasado por diferentes fases en este ciclo de eclipses entre Capricornio y Cáncer, y todas apuntan hacia un cambio profundo en las estructuras de nuestra vida y nuestra sociedad, un cambio que busca un mayor equilibrio, deshacer las rigideces de las viejas estructuras, abrir los corazones, desarrollar la sensibilidad, madurar y comprometernos en un proyecto coherente con la vida en común.

Este eclipse anular se produce entre Mercurio, que está al final de Sagitario, y Júpiter en Capricornio. Mercurio, el mensajero alado, nos anima a buscar  información que nos ayudará a reconocer dónde estamos en nuestro viaje y hacia dónde vamos. Júpiter, como regente de Sagitario, informa en Capricornio de que es hora de sembrar proyectos que nos acerquen a nuestra verdad.

Puede que se trate de cerrar una etapa o de tomar decisiones, pero sea cual sea el tema donde nos afecte el eclipse, es un momento de completar y de sembrar algo nuevo.

Una mirada hacia lo realizado nos ayudará a pensar el futuro con más conocimiento y consciencia. Capricornio es una propuesta de madurez.

Júpiter nos anima a confiar y a valorar lo que hemos conseguido, pero también nos propone concretar. Ahora no vale dispersarnos en diferentes posibilidades a pesar de que nos ilusionen, es tiempo de concentrar nuestros proyectos en lo real, en lo más importante.

Cualquier proyecto debe entrar en el tiempo, desarrollarse en una agenda, en una serie de acciones que se realizan y ordenan en el tiempo, pero antes habrá que completar los proyectos anteriores. Una etapa sucede a otra.

Es tiempo también de reconocer y agradecer a quienes nos acompañan en nuestro viaje.

Cuidado con debilitarnos en la dualidad, porque no es mejor lo blanco que lo negro, el día que la noche, porque sin gusano no hay mariposa, sin oscuridad no hay luz, sin sueño no hay despertar.

En la Luna llena del día 10 de enero habrá un eclipse penumbral de Luna, que se producirá en los 20º de Cáncer y en oposición a un stellium de planetas en Capricornio: Sol, Mercurio, Saturno y Plutón. Júpiter seguirá en Capricornio, aunque todavía rezagado.

Este eclipse señala un reto, nos da un aviso y nos recuerda elevar la mirada, salir de nuestro pequeño rincón y subir a la montaña para observar nuestra vida con perspectiva.

Tantos planetas en Capricornio nos presionan, nos acucian con responsabilidades, decisiones, trabajos, compromisos, sucesos, crisis.

Plutón está obligándonos a revisar nuestro gasto de energía y nuestra economía individual y colectiva; la dirección de nuestros esfuerzos; la necesidad y utilidad de nuestros objetos y qué hacer con sus desechos; la dimensión de nuestro consumo energético; el uso de nuestro tiempo y del que compartimos con los demás; la intensidad de nuestras emociones, retándonos a tomar consciencia de lo que hacemos con ellas; y los relatos individuales y colectivos  a los que damos validez.

Plutón en oposición a la Luna en el eclipse de enero, puede descubrirnos enredados en juegos de poder o en un gasto excesivo de energía, que condicione nuestro futuro y nuestra felicidad. Cuidado con descuidarnos y tirar a la basura nuestro tesoro, aquello que es nuestro don, nuestra habilidad, lo que nos hace vibrar.

Se nos presentará la oportunidad  de saltar de la pequeña mirada y contemplar el mundo y nuestra vida, de hacer una parada en el viaje y observar con distancia de dónde venimos y a dónde vamos. Quizás así podamos reconocer y aprovechar los nuevos vientos del cambio y encontrar un mundo en el que humanidad sea sinónimo de creación, cooperación y acuerdo con la naturaleza.

 

Otras entradas en Origen sobre los eclipses  en el eje Capricornio y Cáncer.

https://origen.lagrulla.org/uncategorized/los-eclipses-en-el-eje-capricornio-y-cancer/

https://origen.lagrulla.org/luna-nueva/eclipses-de-julio-2019/#more-488

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: