Origen

LUNA NUEVA 22 DE MAYO 2020

El Sol y la Luna se abrazan en Géminis en pleno trance de desescalada, con el Nodo Norte de la Luna todavía en Cáncer, hemos pasado dos meses en nuestras casas, aislados para proteger y protegernos, en un viaje a esos espacios que, en mejores o peores condiciones, son nuestro refugio y nuestro lugar en el mundo.
Los homínidos nos adaptamos a los más variados climas y lugares, comemos prácticamente de todo, nos transformamos en función de la supervivencia y somos nómadas.

Desde que hace más de un millón de años, los primeros homínidos salieron de África, esta capacidad de adaptación nos ha permitido sobrevivir en todo tipo de entornos y poblar todo el planeta. Un bullicio de seres bípedos que caminamos sin cesar de un lado para otro y a los que de pronto un virus, un ser extraño sin la completa categoría de ser vivo, nos ha encerrado en esos rincones que son nuestras guaridas.
El niño nace en Aries, se construye y establece en la tierra de Tauro y aprende el lenguaje del mundo en Géminis. Como niños volvemos a las calles y plazas y a los encuentros. Como niños tanteamos la nueva normalidad de caras cubiertas, de geles alcohólicos y distancia corporal, impacientes y llenos de incertidumbre.
En la terraza de un bar recién abierto las mascarillas caen ante la primera cerveza, ante un café caliente o al encender un cigarrillo, pero sobre todo, al contar y compartir, como los niños al comienzo del curso en el colegio, ilusionados y estresados frente a un mundo que parece el de siempre, pero que late de otra forma.
Géminis es el arquetipo del lenguaje, que nos ayuda a hilar palabras en frases, a pensar, a comunicarnos, a dialogar, a intercambiar sentimientos, información, ideas, necesidades, a comerciar. El lenguaje de símbolos y palabras que nuestro cerebro, adaptable, nómada, creativo, inquisitivo, necesita para crecer y desarrollarse.

El Nodo Norte llegará en junio a Géminis, donde estará hasta enero del año 2022. Estos puntos celestes, los Nodos Lunares, donde se producen los eclipses, señalan los retos colectivos que cada época contiene, retos que pulsan en la corriente del inconsciente colectivo, entre la experiencia pasada y la propuesta de crecimiento y aprendizaje hacia el futuro. Salimos de Cáncer, que es el útero, la madre, el hogar, de un tiempo en el que el reto era retomar el diálogo con la tierra y dar valor al cuidado, la empatía, la compasión, la salud, la higiene, el alimento y el cariño, dinámicas asignadas por el antiguo sistema a las mujeres. Esta crisis pone en evidencia el desprecio de esos valores y las consecuencias que puede tener en la vida comunitaria. En Géminis se hará evidente la necesidad de generar sociedades basadas en el diálogo, de descubrir los lenguajes que nos acerquen y faciliten la comunicación.

Caminamos hacia fuera llenos de incertidumbre porque sabemos que este proceso de crisis sanitaria no se ha terminado. Salimos con una sensación contradictoria, entre el alivio y la incomodidad. Tanteamos en este mundo extraño habitado por el virus, un mundo invadido de mensajes, atravesado por el reto tecnológico. Las redes sociales se han activado en el encierro y han trasladado cultura, canciones, imágenes, bulos, disensiones y acuerdos. La palabra en internet se convierte en un grupo de bits que resuenan en los servidores y dejan una huella. Son diferentes a aquellas palabras lanzadas al aire, porque en internet reverberan, se repiten y se muestran frente a miradas extrañas.

Nuestra incertidumbre busca respuestas fuera, se excusa en la palabra del otro, leal a veces, descreída o interesada otras, quizás porque nos hemos olvidado del otro que está dentro, ese yo interno construido de recuerdos, emociones y pensamientos, en el que habitan los miedos, el dolor, la inseguridad. Esa dualidad entre el sí mismo, con su cualidad única, y el ego con su máscara.

Los lenguajes nacen después de un proceso de percepción y digestión que traduce, a través del símbolo y la palabra, un contenido significativo. Este es el reto y el aprendizaje que abren los eclipses entre Sagitario y Géminis, un reto que nos enfrenta con la necesidad de elaborar un diálogo interior honesto, que robe al ego su poder de someternos y nos descubra ese ser que somos, ese niño, esa niña abierta a la percepción, a reconocer sus miedos con honestidad, a recoger sus angustias y sus juicios para no escupirlos fuera, en los otros. La lucha se dirime dentro, entre el yo y el otro que nos habitan, demasiadas veces enfrentados en la contradicción.

Lo veremos fuera, en el mundo, en las calles, en las pantallas. En este momento de necesidad, de crisis sanitaria y económica, sentimos temor y un extrañamiento que interesa a los asustadores, a los divulgadores de amenazas, a esos viejos intereses que siempre se ha alimentado del miedo.

Nos desconfinamos poco a poco sin certezas, porque el peligro sigue ahí, agazapado, en una boca, una nariz, unas manos, una mirada líquida. Un peligro que forma parte de la naturaleza y la realidad de la materia física que somos. ¿Pero es naturaleza la infección del pensamiento? ¿De las ideas? ¿De las emociones? O es una elección.

Estamos confinados en las casas y salimos tambaleantes a la calle detrás de nuestras mascarillas, pero atravesados de palabras e imágenes como nunca antes. Noticias que nos confunden o nos llenan de esperanza. Relatos del absurdo, relatos de ciencia ficción, relatos sobre recomendaciones, relatos que intentan explicar lo inexplicable. Estamos infectados de informaciones contradictorias, y siempre el virus, que pasará de fase, que se irá un día después de haber cambiado nuestro mundo y como un tsunami, haber limpiado las alcantarillas y habernos dejado exhaustos, llorando a los caídos, con una economía por reconstruir, nuevos pactos colectivos por crear y quizás, con una nueva consciencia, espero.

Nos da miedo ver la realidad del presente y dialogar con ella, ha sido así mucho tiempo, al menos desde que nació en la psique ese personaje de la contradicción, esa sombra, el ego insatisfecho y exigente, esa otra máscara que nos pusimos para lucir algo de lo imposible. Quizás nuestro ego solo necesita conocer su lugar, sentir el latido del presente, las luces del día, la conversación distendida, la inquietud de la curiosidad, la calma del silencio, la aceptación de la vida, con sus crisis, sus desencantos, sus canciones, sus abrazos, sus libros. Entre la maraña de palabras, ¿dónde está mi sol, mi agua, mi luna, mi presencia? ¿La que suaviza el miedo y deja que suenen palabras amables?

Esta Luna Nueva será para ir despacio, disminuir las expectativas, cuidar lo que hemos conseguido, alimentar lo aprendido; para valorar un tiempo pausado lleno de matices, nuestros días con sus horas, maestras de lo real.

La Luna Semilla de Géminis es Febe, la titánide que representaba el brillo de la inteligencia, de la intuición y de la visión certera. Un ejercicio para concretar y sembrar la semilla de este mes. Repasa tus proyectos, tus objetivos, tus necesidades, tus deseos, ¿cuál te emociona? ¿Cuál brilla? ¿Cuál te ilusiona? ¿Cuál señala el camino del corazón? ¿Cuál espanta las sombras con más facilidad? ¿En cuál confías para dar luz a tu siguiente paso? Porque cuando lleguemos a la Luna Llena se producirá el segundo eclipse lunar de este año, el día 5 de junio, un eclipse penumbral en Sagitario con el Sol en Géminis, que estará en conjunción con Venus, retrógrado desde el 14 de mayo hasta el 25 de junio. Un tiempo para aceptar la distancia sin dejar de sentirnos y querernos, un tiempo en el que se eclipsa el fluido de palabras, enredadas en la confusión, en el ruido y la furia.

La Luna eclipsada y el Sol con Venus retrógrado, nos hablan de un tiempo lento, de obstáculos en la comunicación y el diálogo. Un tiempo en el que cuesta ver con claridad. Un tiempo de emociones confusas en el que será mejor bajar el ritmo. Las cuadraturas que forman el Sol y la Luna, el día del eclipse, con Marte en conjunción a Neptuno, nos avisan de que pueden saltar las emociones; quizás la tensión del encierro necesita soltarse y bañarse en las aguas de Piscis, pero cuidado con los excesos. Quizás este eclipse nos ayude a ver de frente nuestras trampas del ego personal y colectivo.

No nos quedemos vacíos de lecturas, de poesía, de música, de dibujos, de fotos, de recuerdos de viajes, de encuentros. Este eclipse nos pide calma, reserva, cuidar nuestros mensajes y relatos para no alimentar una inundación emocional y colectiva que puede dar alas al virus y robarnos la energía que necesitamos para mantenernos unidos.

El eclipse de Luna evidencia obstáculos a la cooperación necesaria, tanto en el mundo interior de la psique individual, entre nuestros diferentes personajes internos, como en las dinámicas sociales, en los acuerdos necesarios. Será el primer eclipse de una serie de tres, que cerrarán el ciclo entre Capricornio y Cáncer y abrirán el ciclo de eclipses entre Sagitario y Géminis. En los primeros, se resquebrajan las viejas estructuras de nuestros sistemas económicos y sociales, para avanzar hacia una mayor conciencia del valor del cuidado mutuo y el alimento colectivo; en los segundos, cuestionamos las viejas ideologías, enlazadas en palabras y símbolos que nos distancian y enfrentan, y buscamos nuevos significados que nos hagan más fluida la comunicación y el diálogo colectivo.

4 thoughts on “LUNA NUEVA 22 DE MAYO 2020

  1. Gracias May. Esta claro que entramos en una época de reflexión y asentamiento, pero con mucho empuje por la energía acumulada. Esperemos que esta energía siga un buen cauce.

  2. Precioso! Elegante!!!gracias por compartir algo tan complicado que leído en ti parece tan sencillo

    Solo puedo decir de nuevo Gracias
    Maravilla!!!!

  3. Gracias May por perfumar con tanto amor y realidad el faro luminoso de la consciencia que te guía y que pones al servicio de la evolución consciente de la tribu humana, en este Tiempo-Espacio plagado de incertidumbres y desafíos que nos empujan hacia un nuevo y desconocido paradigma del que desconocemos la letra pero del que tú nos traes la música. Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: